LAS PERSONAS MAS INTELIGENTES DUERMEN TARDE Y PREFIEREN LA NOCHE

Pruebas de Semmelweis University encuentran coincidencia entre preferencias de horarios para dormir y sus puntajes de IQ (coeficiente intelectual)


Las personas más inteligentes se sienten atraídas por la noche, momento y espacio que favorece su creatividad y desarrollo, es por ello que gustan dormir más tarde e incluso desvelarse.

Si bien diversos estudios alertan que dormir poco puede ser perjudicial para la salud, la realidad es que quienes se acuestan tarde son más inteligentes.

El dormir es un factor fundamental en la biología de los mamíferos, y en el presente existe nueva evidencia que los patrones de sueño y la hora en la que una persona decide ir a dormir están ligados a su capacidad cognitiva; a su inteligencia. Se comprobó que la gente con mayor IQ (coeficiente intelectual) tiende a ser más activa durante la noche, mientras que aquellos que cuentan con un bajo nivel intelectual prefieren dormir temprano.

Lo cierto es que la noche emana singulares frecuencias que magnetizan a ciertos tipos de personas que tienden a la reflexión y el desarrollo creativo.


Robert Bolizs de la Semmelweis University ha mostrado encefalogramas de gente dormida, comprobando que ciertos elementos del dormir están directamente relacionados con el desempeño cognitivo de la persona cuando está despierta. Mientras tanto, estudios de H. Aliasson muestran como los intervalos del dormir son cercanamente correlacionados al desempeño académico de estudiantes.

Por otro lado, exhaustivos estudios encabezados por el investigador Satoshi Kanazawa y su equipo del London School of Economics and Political Science han revelado diferencias significativas entre las preferencias de horarios para dormir en referencia a sus puntajes de IQ. La gente con mayor capacidad intelectual es más apta para producir durante la noche, mientras que aquellos de escaso nivel intelectual limitan sus actividades solamente al día.

De acuerdo con especulaciones de Kanazawa, nuestros ancestros eran meramente diurnos, y en la actualidad esa tendencia ha ido mutando hacia una actividad nocturna. En este sentido se especula que el gusto por la noche esta relacionado con el despertar del potencial inherente que cuentan algunos humanos, y por esto, es claro que aquellos individuos con mayores aptitudes cognitivas acostumbran sentirse atraídos por el desarrollo personal durante las horas sin sol y sus mentes demuestran un “nivel más alto de complejidad cognitiva”.

Dentro del grupo de los grandes noctámbulos podemos incluir a algunos lúcidos personajes como William Blake, Edgar A Poe, W.B. Yeats, Brion Gysin, además de pensadores ocultistas como la Sra. Blavatsky, Manly P. Hall, y Aleister Crowley, todos ellos poseedores de una ávida psiquis.


Fuente: Periodismo en linea