¿ETERNIDAD DIGITALIZADA PARA EL 2045?


Es probable que en el año 2045, los seres humanos puedan alcanzar la eternidad digital al lograr "cargar" sus mentes a las computadoras, o por lo menos eso es lo que algunos futurólogos avizoran. Esta idea fue la base en la pasada Global Futures 2045 International Congress que se llevó a cabo hace poco tiempo atrás con la presencia de diversas personalidades de la comunidad científica mundial y organizada por el ruso multimillonario Dmitry Itskov. 


Ray Kurzweil director de ingeniería de Google, predice que para el año 2045, la tecnología habrá superado la capacidad intelectual humana creando una especie de super-inteligencia, un evento conocido como la singularidad. Otros científicos especulan que llegando al año 2100 los robots superarán a los seres humanos y los dominarán por completo. 


Según la ley de Moore, la potencia de cálculo se duplica aproximadamente cada dos años. Y varias tecnologías están experimentando avances exponenciales similares, como la secuenciación genética y la impresión 3D. 


“En el año 2045, sobre la base de estimaciones conservadoras de la cantidad de cálculos que se necesita para simular funcionalmente un cerebro humano, vamos a ser capaces de ampliar el alcance de nuestra inteligencia unos mil millones de veces”, dijo Kurzweil. 


Así Itskov y otros de los llamados “transhumanistas” interpretan esta singularidad inminente como una inmortalidad digital. En concreto, creen que en unas pocas décadas, los humanos serán capaces de cargar sus mentes a un equipo, más allá de la necesidad de un cuerpo biológico. La idea suena a ciencia ficción al menos por ahora. Pero la realidad, sin embargo, es que la ingeniería neural está dando pasos importantes hacia la modelización del cerebro y el desarrollo de tecnologías para restaurar o reemplazar algunas de sus funciones biológicas

Actualmente se han realizado múltiples avances en el campo de las interfaces cerebro-computadora o cerebro-máquina. Por ejemplo unos de los primeros en esto fueron los implantes cocleares que estimulaba el nervio coclear del cerebro para restaurar una sensación de sonido.

Ahora el desarrollo de interfaces más complejas están en proceso, como por ejemplo las realizadas por José Carmena y Michel Maharbiz, ingenieros eléctricos de la Universidad de California, Berkeley, quienes están trabajando para desarrollar dispositivos del tamaño de una píldora que registran las señales neuronales de áreas motoras del cerebro, para ser decodificadas por una computadora y controlar así desde el cursor de una pantalla hasta una extremidad protésica.

Theodore Berger, ingeniero neural de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles, investiga la posibilidad de manipular parte del hipocampo (una región del cerebro que convierte la memoria de corto plazo a largo plazo). El dispositivo registrara la actividad eléctrica que codifica una simple memoria a corto plazo para convertirla en una señal digital. Esta señal se transmitirá a una computadora en el que se transforma matemáticamente y luego enviarla nuevamente al cerebro, donde se pondrá en la memoria de largo plazo. Por ahora la técnica se ha probado con éxito en ratas y monos, a la espera de realizar pruebas en humanos.

Durante la conferencia Martine Rothblatt, directora general de la compañía de biotecnología United Therapeutics Corp menciono que “El propósito de la Biotecnología es el fin de la muerte”, y está manera introdujo el concepto de “mindclones”, versiones digitales de los seres humanos que pueden vivir para siempre.

Por otra parte el físico Roger Penrose, de la Universidad de Oxford argumento que la conciencia es un fenómeno de la mecánica cuántica que surge de la estructura del universo, por lo que esta utópica interfaz cerebro-computadora necesariamente tendrá que involucrar a las computadoras cuánticas.

Tal vez para el 2045 sea difícil pensar en una tecnología de tales alcances, pero la cuestión como tal en este tipo de pensamiento no es si alguna vez podremos lograrlo, si no cuando.


Fuente: GF2045