LOGRAN ENLAZAR DOS PARTICULAS A TRAVES DEL TIEMPO


Este avance es lo más parecido a viajar en el tiempo que ha logrado la ciencia humana actual. Un grupo de físicos ha conseguido entrelazar dos fotones que existieron en dos momentos diferentes y que no tuvieron relación entre sí.

Suena a pura ciencia ficción, pero se trata de un hecho verificado experimentalmente que se rige según las normas de la física cuántica. 

En primer lugar, se generó un fotón y se midió su polarización. Esta medición provoca la destrucción de la propia partícula, de modo que el fotón desapareció. A continuación, generaron otro fotón y comprobaron que tenía una polarización del todo opuesta al anterior, y eso que nunca estuvo en contacto con él. Este hecho demuestra que ambos estaban entrelazados en el tiempo.

Parece raro, pero así actúa el mundo de la física cuántica en el nivel de las partículas subatómicas. Allí las reglas son completamente diversas y pueden ocurrir cosas que, según la física clásica, son literalmente imposibles.

Este tipo de entrelazamiento entre fotones ya se conocía pero no se había demostrado en su vertiente temporal. El término que se suele utilizar es el de Entrelazamiento Cuántico, un fenómeno que permite que dos fotones estén unidos entre sí de manera instantánea a pesar de encontrarse a años luz el uno del otro; demostrando que en realidad el tiempo es solo ilusión.



Un procedimiento complejo

Para obtener el logro del entrelazamiento temporal, los científicos llevaron a cabo una serie de pasos que trataremos de enumerar pormenorizadamente a continuación:

- Se produjeron dos fotones (1 y 2)
- Ambos fotones se entrelazaron.
- El fotón 1 se destruyó al ser medido.
- El fotón 2 fue entrelazado con un nuevo fotón 3, y a su vez con un fotón 4.
- Esta nueva relación entrelazó el desaparecido fotón 1 con el 3 y el 4.
- El fotón 4 tenía un estado opuesto al 1, de manera ambos fotones quedaron entrelazados sin haber coincidido en el tiempo.

A pesar de que el experimento parece más propio de la ciencia ficción que de un laboratorio real, no hay que olvidar que en el mundo de la física cuántica, el de las partículas subatómicas, las reglas no son las mismas que en el mundo que nos rodea. De hecho, las "leyes" de la física clásica, las que aparentemente gobiernan la realidad que vemos a diario, dejan de funcionar a pequeñísima escala. Allí, en el reino de lo infinitamente pequeño, nuestra percepción y nuestra lógica, basados en la mecánica clásica, sencillamente, no sirven.

A pesar de ello, y por extraño que parezca, la mecánica cuántica no tiene problema alguno con el comportamiento observado por los físicos en su experimento. El entrelazamiento cuántico, en efecto, no es una propiedad que pueda explicarse con las leyes físicas a las que estamos acostumbrados. Se trata de un estado en el que dos partículas (generalmente fotones) entrelazan sus propiedades de forma tal que cualquier cambio que sufra una de ellas es inmediatamente “sentido” por la otra, que reacciona al instante y sin importar cual sea la distancia que las separa.

Y es que las partículas subatómicas, debido a un principio llamado de“superposición cuántica”, pueden existir en cualquier estado teóricamente posible al mismo tiempo. Un fotón, por ejemplo, es capaz de girar horizontal y verticalmente (polarizaciones diferentes) simultáneamente. Solo cuando se efectúa una medición concreta la partícula observada adopta un estado determinado. Y cuando se trata de partículas entrelazadas, como las del experimento, cuando se mide una de las dos y ésta se “congela” en un estado determinado, podemos estar seguros de que la otra ha asumido, en el mismo instante, el estado opuesto. Si medimos un fotón y observamos que tiene una polarización vertical, su “alter ego” tendrá una polarización horizontal... aquí se encuentran los cimientos de la dualidad.


¿Para qué sirve? Los científicos creen que el potencial es muy grande en el ámbito de las telecomunicaciones en general y de la computación. Un posible invento factible a largo plazo sería, por ejemplo, la comunicación instantánea de un punto a otro y porque no... los mensajes desde el futuro hacia el pasado.



Fuente: Arxiv