¿NOS DOMINA OTRA RAZA QUE VIVE OCULTA ENTRE NOSOTROS?


Paracas es una península desértica situada dentro de la provincia de Pisco, en la Región Ica, en la costa sur del Perú. Es aquí donde el arqueólogo peruano, Julio Tello, hizo un descubrimiento increíble en 1928 "un cementerio masivo y elaborado que contiene tumbas colmadas de restos de individuos con los mayores cráneos alargados que se encuentran en cualquier parte del mundo." Estos han llegado a ser conocido como "Los Cráneos de Paracas". En total, el Sr. Tello encontró más de 300 de estos cráneos alargados, que datan aproximadamente de unos 3.000 años. Un análisis de ADN se ha llevado a cabo en uno de los cráneos y el experto Brien Foerster ha publicado información sobre estos enigmáticos cráneos.


Es bien conocido que algunos de los casos de alargamiento cráneo son el resultado de la deformación craneal, aplanamiento de cabeza, o atadura de la cabeza, en la que el cráneo se deforma intencionalmente mediante la aplicación de fuerza durante un largo período de tiempo. Esto se logra generalmente mediante la colocación de la cabeza entre dos piezas de madera unidas, o el envolvimiento de telas. Sin embargo, mientras que la deformación craneana cambia la forma del cráneo, no altera su volumen, peso u otras características que son característicos de un cráneo humano normal.


Los cráneos de Paracas, sin embargo, son diferentes. El volumen craneal es de hasta un 25% más grande y un 60% más pesados que los cráneos humanos convencionales, lo que confirma que no fueron deformados intencionalmente a través del envolvimiento/aplanamiento de la cabeza. También contienen sólo una placa parietal, en lugar de dos. El hecho de que las características de los cráneos no son el resultado de la deformación craneana significa que probablemente se trate de otra raza (no humana).

El Museo de Historia de Paracas del Sr. Juan Navarro, propietario y director del lugar, alberga una colección de 35 de los cráneos de Paracas, permitiendo la toma de muestras de 5 de los cráneos. Las muestras consistieron en el cabello, incluyendo las raíces, un diente, hueso del cráneo y de la piel, y este proceso fue cuidadosamente documentado a través de fotos y video. Las muestras fueron enviadas al fallecido Lloyd Pye, fundador del Proyecto Starchild, que entregó las muestras a un genetista en Texas para las pruebas de ADN.

Los resultados están de vuelta, y Brien Foerster, autor de más de diez libros y una autoridad en el antiguo pueblo de cabezas alargadas de América del Sur, acaba de revelar los resultados preliminares del análisis. Se informa sobre los hallazgos del genetista:

Contiene ADNmt (ADN mitocondrial) con mutaciones desconocidas en cualquier ser humano, primate, o animal conocido hasta ahora. Pero los fragmentos secuenciados de esta muestra indican sin duda alguna que estamos tratando con una "nueva" criatura semejante en apariencia al ser humano pero genéticamente muy diferente al Homo sapiens, los neandertales y los homínidos de Denisova.

Las implicaciones son enormes... "No estoy seguro que eso incluso encaje en el árbol evolutivo conocido", escribió el genetista. Agregó que si los individuos de Paracas fueron tan biológicamente diferentes a los seres humanos, es imposible que hayan sido capaces de cruzarse con los mismos.

A corto plazo, se realizarán más análisis de estos cráneos... veremos que surge de los mismos.

¿Estamos ante la prueba definitiva de la existencia del Homo Capensis?   
¿Existen en la actualidad Homo Capensis vivos entre Nosotros?          
¿Son los dueños del poder en la Tierra y nos controlan desde las sombras?.

Ex ejecutiva del Banco Mundial Karen Hudes nos habla sobre estos seres conocidos como Homo Capensis:


Parte 2:





Videos: Fabio Complejo
Fuente: Ancient Origins