CEREBROS INCORPOREOS EN EL ESPACIO SIDERAL


Parece el argumento de una película limitada al género de ciencia ficción, en la que unas inteligentes y raras criaturas que carecen de cuerpo físico, habitan en el "vacío" del espacio sideral, sólo para "controlar" lo que podría ser su creación, dentro de la cual estaría el ser humano. Ese extraño concepto parecería escapado de la pantalla cinematográfica; pero para sorpresa de muchos, esto no es así. 

"Este “cerebro” incorpóreo morador del profundo espacio sideral, no es solo materia de ciencia ficción después de todo."

Desde que el ser humano tuvo conciencia de si mismo; siempre hubo individuos que han comprendido la posibilidad de que existan entidades inteligentes que sean incorpóreas y tengan influencia sobre el universo y los seres físicos que en el habitan.

Por lo tanto, el concepto de extraños, “cerebros” sensibles flotando en el espacio sideral; de hecho puede sonar algo extraño y hasta increíble, pero para escándalo de los escépticos esto es absolutamente posible.




New Scientist recientemente publicó una noticia que trata sobre el conceptual, "cerebro de Boltzmann". Hace más de una década cierto grupo de científicos que han logrado superar la ortodoxia, observaron la posibilidad real sobre los cerebros de Boltzmann (entidades conscientes que habitan y se reproducen en el espacio exterior). Avanzando en un territorio intelectual más complejo, el artículo de New Scientist señala que: “La mayoría de los modelos de futuro predicen que el universo se expandirá exponencialmente por siempre. Al final esto generará un incontable número de cerebros Boltzmann, que superarán por mucho el número de seres humanos que haya vivido o puedan llegar a vivir jamás. Eso significa que, sobre la historia total del universo es la experiencia del universo de los cerebros de Boltzmann la distintiva y no la nuestra. Esto es un problema, ya que el punto de partida para nuestra comprensión del universo es que los seres humanos son los observadores típicos y de no serlo, las teorías actuales se deshacen completamente.”

Por el momento sólo quiero exponer la real probabilidad de que existan realmente los cerebros de Bolzmann; ya que muchos ven esto como algo simplemente imposible. Pero al contrario de lo que creen los pacatos escépticos, la formación de la inteligencia en este universo (y probablemente también en otros), en varias novedosas y peculiares formas, es una fehaciente probabilidad cuyos caóticos potenciales pueden yuxtaponerse en la formación de vida sobre un planeta como por ejemplo, la Tierra.


Pero si usted es devoto de una religión y por ende cree que existe una inteligencia universal (un dios), a quien atribuirle la creación y la vida, igualmente se puede argumentar que esto conlleva semejanza con el cerebro incorpóreo (conciencia) que forma el cerebro de Boltzmann, en sí mismo. En cualquier caso, contamos con conceptos similares que perfectamente dan cuenta de lo que es, en términos científicos, esencialmente una misma cosa.

También se puede elegir observar más allá de si la Teoría de Cuerdas pudiera explicar el predominio o la falta de estas raras “creaciones o parásitos” universales, y en vez de ello bucear en los impensados elementos que puede entregarnos esta posibilidad. Lo que se demuestra, es que los intelectuales experimentos de la física moderna pueden, en parte, explicar complejos conceptos arcónticos que se extienden más allá del alcance del mundo físico.

Al fin de cuentas; ¿Por qué los extraterrestres deberían tener un cuerpo físico en todos los casos?

Parece que actualmente una pequeña parte de la humanidad está empezando a conocer y comprender que no estamos solos en el universo y que el mismo está manipulado por ciertas inteligencias que lejos están de ser dioses morales inmaculados. Esta claro también que muchos de los que hoy pertenecemos a esa pequeña parte de humanos observadores, ya redefinimos completamente el concepto de vida y existencia. 


Autor: Fernando Fernandez