EPIGENETICA: DESDE LA MUSCULATURA HASTA LA ESPIRITUALIDAD

Yukio Mishima (1925-1970)
La Epigenética investiga aspectos de la fluidez de la masa y de la energía. Esta fluidez nos proporciona un modo científico de entender el ideal griego, así como también una manera científica de explicar lo que Yukio Mishima entendía instintivamente acerca del cuerpo: que sin someternos a resistencias, llegamos a ser Espiritual y físicamente flácidos y dóciles «Sun and Steel, Tokyo, 1970, p. 32». En el Espíritu de la obra Sol y Acero de Mishima, dejaremos de lado "la nutrición, la tensión y la emoción", al menos como los científicos ortodoxos las entienden, y nos concentraremos en cambio en el el ejercicio y su papel en la creación y mantenimiento de la vitalidad. Al hacer aquello, también demostraremos el gran potencial de la Epigenética como un instrumento dirigido contra la forma amanerada que instaló el capitalismo salvaje.

El ataque de Mishima contra la modernidad fue motivado muscularmente. Además de su conceptualización del heroísmo y la vida heroica →los cuales requerían músculos para ser conseguidos←; Mishima entendió que había una relación fisiológica entre las palabras y los cuerpos. Las primeras, decía él, son figuradamente proyectadas sobre éstos; y el cuerpo, como el depósito natural de las palabras, de los conceptos y los sistemas gramaticales (epistemológicos), es un mejor indicador del estado "espiritual" de un hombre que sus pensamientos «Mishima, pp. 17–19». Esto es porque el cuerpo, según Mishima, tiene una relación más cercana con las ideas que el "Espíritu" «Mishima, p. 16».

De este modo, el cuerpo se conformará a cualquier ideal que uno tenga como su objetivo. En el mundo homérico, la nobleza requería músculos, porque el heroísmo era el camino hacia la nobleza. Pero asumiendo un enfoque epistémico (o de un escritor) de la idealización que hizo Licurgo del heroísmo, Mishima explicó que, sin las palabras, los cuerpos nunca se habrían conformado a un ideal griego «Mishima, p. 26». Sin embargo, Mishima también siguió el camino de Licurgo mediante la "fisicalidad" hacia el más alto "el más ideal" nivel de conciencia. El acero, como él dijo, enseña lo que las palabras no pueden «Mishima, p. 28».

Clarence Ross (1923-2008)
Al igual que Nietzsche, quien también usó modelos fisiológicos de conciencia, los pensamientos de Mishima acerca del cuerpo realmente alzan el vuelo cuando uno se traslada desde el cuerpo individual al ambiente en el cual se le da significado. Hablando en general, Nietzsche comprendió que los cuerpos humanos reflejaban los sistemas morales y éticos en los cuales ellos vivían. Mishima propone una interpretación similar, entendiendo que los cuerpos reflejan los ideales de la época (en cuestión). Así, mientras los griegos idealizaron la fuerza y el coraje "suficiente para poner a éstos entre los ideales más valiosos a los cuales un hombre puede aspirar", la modernidad idealiza el juicio pasivo y la resignada docilidad. Como tal, el heroísmo ha sido convertido en un enemigo de la gente, la Historia ha sido despojada de los ejemplos singulares, y a los hombres se les enseña a vivir en sistemas codificados mediante los cuales lo posible es popularizado «Mishima, pp. 36–44». Los músculos, la base del heroísmo, no tienen ningún valor y tienen que conformarse con la extinción «Mishima, p. 26».

En el decadente medioambiente moderno descrito por Mishima, la buena forma física no es el ideal, ya que ésta es pasiva y decadente, sólo otro vehículo para promover el hiper-consumo y el pseudo-individualismo superficial que se auto-congratula. Pero la dureza es el ideal. Es el cuerpo siendo transformado por la resistencia (la voluntad) desde algo flácido y moderno a algo resistente y Clásico, no sólo en beneficio de cómo "parece" el cuerpo, sino por la transformación conceptual que debe haber acompañado a la transformación apariencial. Mishima exige que consideremos cuántas de nuestras figuras conceptuales, como el cinismo y la imaginación, están formuladas en un sentido de inferioridad física y pereza «Mishima, p. 41».

A diferencia de Nietzsche, quien —siendo leído correctamente— exige que el lector vea mucho del Último Hombre en sí mismo, Mishima parece más provechoso para aquellos que ya han sido iniciados en los afectos transformativos del acero. En otras palabras, es difícil captar el sentido de la transformación que Mishima describe a menos que uno se haya sometido ya a una transformación similar. La percepción aumentada, o conciencia, por medio de la dureza física es algo que uno debe experimentar por uno mismo.

Pero, si brevemente nos volvemos de nuevo hacia la ciencia, podemos conseguir una clara imagen de cómo el cuerpo reacciona a la dureza. Restringiendo nuestra discusión sólo a la testosterona, es posible demostrar que la mente y el cuerpo son igualmente transformados por la actividad física dura. El entrenamiento con pesas muy intenso y breve es el medio más eficaz de promover grandes aumentos de los niveles de testosterona. La testosterona es la principal hormona sexual en los varones, que no sólo guía la líbido sino también la agradable experiencia de los encuentros sexuales. Además de las funciones sexuales, la testosterona es fundamental para desarrollar y mantener la masa muscular y ósea.

Eugen Sandow (1867-1925)
Sin embargo, los estudios acerca del impacto de la testosterona en la mente también confirman el valor de la dureza física para la cognición. Uno de estos estudios, publicados en 2006, demostró incrementadas capacidades visuales y espaciales, habilidades de cognición y reconocimiento, y sentidos de vitalidad y auto-estima en hombres con altos niveles de testosterona (versus el estrógeno) [Dheeraj Kapoor y otros, Testosterone Replacement Therapy and Diabetic Men, European Journal of Endocrinology Nº 154, Junio de 2006, pp. 899–906]. 



Químicamente, estos efectos son causados por el impacto de la testosterona en el hipotálamo, el "centro nervioso" de producción y distribución de las hormonas, y el "centro de comando de las emociones" [Michael Colgan,Hormonal Health, Nueva York, Apple Publishing, 1996, p. 18]. Varios hombres con quienes hemos hablado de este informe —incluyendo músicos de jazz ganadores del premio Grammy— señalaron la importancia del levantamiento de pesas en la estimulación de la creatividad, la claridad y la concentración.

Al igual que gran parte de lo que hemos descrito acerca del ideal griego, hay una relación bidireccional entre la utilización de la testosterona y la musculatura. Cuando la masa muscular del cuerpo aumenta, su proporción metabólica —activa o en reposo— se incrementa también. Esto significa que el cuerpo tiene que trabajar más duro a fin de apoyar al músculo aumentado. Siendo todo lo demás igual, el cuerpo utilizará más grasa como combustible para llevar a cabo esta tarea de apoyo. Esto es importante porque hay una relación inversa entre los niveles de grasa y la testosterona, mientras que hay una relación directa entre los niveles de grasa y el estrógeno. De esta manera, un alto nivel de grasa en relación a la masa muscular tiene un efecto perjudicial sobre las hormonas, la vitalidad y la fecundación.


Autor: Mark Dyal