LOS PARADIGMAS IMPUESTOS DEBERAN SER DESTRUIDOS


Un paradigma es una forma preconcebida de "entender" y vivir la vida; es un concepto generalmente ajeno e impuesto, que sin percatarnos, asumimos como propio. 

Un ejemplo de paradigma sería, conocer que un shampoo fue ideado para lavar el cabello, pero decidir utilizarlo para lavar la vajilla. Está claro que el shampoo perfectamente puede ser utilizado para lavar la vajilla: pero esto será visto como verdaderamente extraño por el resto de las personas que no conciben esta idea, ya que "su paradigma" (lo que aprendieron por tradición) les indica que para eso está el detergente. 

Básicamente debemos comprender dos aspectos fundamentales en cuanto a paradigmas:

1) Entender que los paradigmas preconcebidos son ideales «para formar» vagos y pusilánimes. Es muy cómodo y simple vivir dentro de una rutina aceptada por las masas y asumir "realidades" que no son tal, e ir dejando que nuestros días transcurran de esta manera, encajando perfectamente en los estándares sociales aceptados por los estamentos de poder; haciendo lo “correcto” y sintiéndonos aceptados por la adoctrinada manada guiada por un obscuro e invisible pastor.

2) Conocer que por suerte, existen diferentes y muy variados tipos de paradigmas: personales, místicos, religiosos, laborales, culinarios, físicos, y que no todos tenemos los mismos. Dos personas pueden preferir como deporte, el Rugby por sobre el Voley, pero esto no indica que utilizarán el mismo tipo de ropa o la misma marca de automóvil.

Rompiendo paradigmas preconcebidos para así excitar la creatividad:

Lo verdaderamente útil de comprender que es realmente un paradigma prefijado, es que al identificarlo «se lo puede romper». Tener el valor de pensar de manera distinta que las masas dormidas, las cuales padecen vetustas exigencias impuestas por los poderes imperantes; a percibir este mundo y sus diversas culturas de formas innovadoras, a observar los hechos que "nos rodean" diariamente desde un punto de vista independiente y así librarnos de los engañosos paradigmas que silenciosamente nos han impuesto y esencialmente nada tienen que ver con nosotros.


Es interesante poder visualizar la profundidad del cambio individual que con el tiempo debería llevar a que "el colectivo" finalmente mute hacia un estado original propio; dejando así de ser una copia inducida por la educación recibida.

Cuando comiences a aplicar tu propio y personalizado paradigma, verás situaciones que los demás no perciben, desarrollarás un razonamiento más crítico e individual, te interesarás por más temas y por lo tanto, manifestarás ideas que antes no tenías, las cuales, a través de tu libre voluntad podrás hacer realidad.

Visualizando lógicamente las potencialidades opuestas de la paradigmática dualidad:

Cristóbal Colón
El controvertido Cristóbal Colón tuvo que enfrentar varios paradigmas ya que la mayoría de sus navegantes eran problemáticos e ignorantes, pues ellos creían que la Tierra era plana y que el mar estaba plagado de monstruos marinos que se los devorarían, en cambio Cristóbal Colón contaba con la información de que la Tierra era redonda. Así podemos afirmar que muchas veces los paradigmas se rompen mediante solida información acerca de los acontecimientos porvenir.

Recuerda siempre que lo que crees como -verdad-, es nada más que parte de una semi-verdad. Se pionero, "los pioneros crean sus propios paradigmas por encima de los que la sociedad impone irrestrictamente, estos pioneros siempre serán personas cultas que cuentan con un intelecto por encima de la media, además de tener una fuerte autoestima que los conducirá a cultivarse día a día para estar bien informados".

La fuerza real de un paradigma radica en la razón que nos impulsa a tomar decisiones propias (independientes); "es la declaración de independencia mental".



Una persona es inflexible cuando ya fue adoctrinada por el sistema (familiar, religioso, educativo, político, etc.) y le han definido ya su estructura de pensamiento «cimentandola en una fantasiosa creencia», será entonces muy difícil que este tipo de persona cambie.


Ram Bahadur Bomjon (Banjan)
Por otra parte, una persona flexible, la cual es capaz de romper los paradigmas que le han impuesto socioculturalmente, poseerá una sana y liberadora rebeldía que le permitirá la posibilidad de poder cambiar y así construir sus propios paradigmas que lo conducirán por el camino que su propia voluntad indique.









Las personas inflexibles son las que generalmente están atrapadas en temores generados por creencias impuestas por terceros, por ende no gustan de cambiar ya que su propia cobardía los hace defender una postura que les fue impuesta por un sistema sociocultural de socavada moral, dentro del cual la persona se "desarrollo" como sujeto social colectivo; esto termina por conducir a este tipo de personas hacia el fracaso en cuanto a propia individualidad se refiere, ya que podrán tener éxito político, económico u obtener fama, pero para ello siempre se habrán basado en los paradigmáticos postulados que el sistema les inculcó y nunca por un acto creativo de propia valía personal; lo cual tarde o temprano, (si es que les queda algo de conciencia propia en su interior) terminará por carcomer su subconsciente y los conducirá hacia una segura y perpetua frustración. Aferrados a algo que no les es propio naufragarán en el mar de la insatisfacción y probablemente culminarán cayendo en las garras de la peligrosa psiquiatría, o en su defecto, serán víctimas del paupérrimo psicoanálisis; esto claro está, si no es que optan por acobijarse bajo el manto permisivo y patológico de alguna primitiva y peligrosa religión. 


Autor: Fernando Fernandez