EXPERIMENTO SINIESTRO



Separan secretamente a hermanos trillizos al nacer para estudiar su desarrollo.

«El experimento fue llevado a cabo en USA durante dos décadas, y afectó a cerca de una docena de hermanos idénticos.»

El Consejo Judío de Servicios Familiares y para la Infancia fue el encargado de pergeñar la maléfica investigación, y hasta el día de hoy los responsables de dicha institución no se han disculpado por el experimento realizado durante las décadas de los 60 y 70´s, el cual consistió en separar a hermanos idénticos desde la primera infancia para conducir investigaciones secretas sobre el desarrollo de los niños.

Un documental presentado en el festival de cine de Sundance, denominado 'Three Identical Strangers' ('Tres desconocidos idénticos') cuenta la historia de unos hermanos trillizos nacidos en 1961 en Nueva York que fueron 'ubicados' en tres familias locales distintas por la ya desaparecida agencia de adopción Louise Wise Agency como parte de un estudio liderado por El Consejo Judío de Servicios Familiares y para la Infancia, anteriormente conocido como Centro de Desarrollo Infantil.

La investigación realizada revela que ninguno de los tres hermanos supo de la existencia de los otros dos hasta que una coincidencia reunió a Galland y Shafran en la universidad. Kellman se incorporó al reencuentro cuando su madre adoptiva, que seguía el caso en los medios, se dio cuenta de que su hijo era idéntico a los hermanos recientemente reunidos.

Imagen de los trillizos. Sundance Institute
"Sé que mucha gente se siente distinta o extraña", dijo Shafran, "pero para mí fue como si me faltara algo durante toda mi vida. Cuando finalmente fui a la universidad ese día (a los 19 años), fue como si me hubieran dado el manual de instrucciones".

Una vez que el caso se hizo público, los tres hermanos hicieron apariciones en cine y televisión, y hasta llegaron a abrir un restaurante llamado Triplets ('trillizos', en español).
Conejillos de Indias

La historia, sin embargo, un tiempo después tomaría un giro siniestro: los hermanos no habían sido separados porque la agencia de adopción quiso que más familias tuvieran más bebés, como afirmaron representantes de Louis Wise Agency a los padres luego de una reunión con los jóvenes.

Los trillizos, al igual que otra docena de hermanos idénticos separados al nacer, fueron literalmente Conejillos de Indias de un experimento secreto conducido por el psicoanalista Peter Neubauer, a cargo del El Consejo Judío de Servicios Familiares y para la Infancia. Los hermanos fueron separados de manera encubierta y ubicados con familias de distintos orígenes socioculturales para ser criados por separado y estudiar el desarrollo paralelo de sus vidas. Nadie informó a los padres adoptivos de que sus hijos tenían hermanos.

«Durante los años posteriores al inicio del estudio, especialistas eran enviados a los hogares de los niños para someterlos a pruebas y luego compartir los resultados con Neubauer

El precio que pagaron los tres hermanos por ese experimento secreto fue alto: Galland se suicidó en la década del 90 como supuesta víctima de una enfermedad mental hereditaria que los otros dos hermanos no desarrollaron.

Shafran y Kellman alegan que, si bien toda la gente involucrada con la Louise Wise Agency en aquel momento ya murió, la actual administración del El Consejo Judío de Servicios Familiares y para la Infancia se desentendió de los hechos evitando asumir su responsabilidad histórica en el cruel experimento.

"Tampoco es que pasara hace tanto tiempo, pasó en tiempos modernos", dijo Kellman.

"No pueden jugar a ser Dios, pero lo hicieron. Y por eso deberían hacer algo", sostuvo y subrayó su falta de esperanza respecto a una disculpa y un posible resarcimiento económico.

La Louise Wise Agency dejó de operar en 2004, pero sus registros fueron transferidos a un centro de adopción de Nueva York llamado Spence-Chapin. No obstante, el estudio de Neubauer permanece sellado en la Universidad de Yale y todavía no se ha hecho público, después de que durante años fueran rechazadas sucesivas solicitudes para que los archivos se hagan públicos.


Mientras que Kellman y Shafran afirman que la publicación del estudio no podrá reparar el dolor de haberse criado separados (en un hogar trabajador y en uno de clase media alta, respectivamente) al menos revelará los fines para los cuales fue ideado el experimento, y obviamente los resultados del mismo.

"Nos ayudaría saber qué surgió de esto", dijo Kellman. "Nos ayudaría si supiéramos que el estudio pudo llegar a haber hecho algún bien".


Fuente: The Washington Post